Brioche de mascarpone

8:30 La última miga 0 Comments


No conozco a nadie que no le guste el mascarpone. Conozco gente rara que no le gusta el queso, y hasta con el mascarpone hace una excepción.

En este brioche, el mascarpone le da un toque suave, meloso y perfecto para conseguir un bocado de los que no necesita nada más.
También hay que decir, que todos los mascarpones no son iguales y que no es lo mismo comprar una tarrina en cualquier supermercado, que en una tienda de productos italianos o en otra que sepas que el mascarpone es de buena calidad.

A mí, me gusta solo, con fruta, en una pizza, en cualquier tarta de queso, en un risotto y también untado en unas tostadas con un poco de cacao por encima. Me gusta mucho y no dudo utilizarlo cuando se me antoja. 

La receta de hoy, la he preparado ya unas cuantas veces y va camino de convertirse en un imprescindible para comerlo solo con un café para desayunar, o incluso para untarlo de nutella (esto no puedo resistirlo).

Isabel, de Aliter Dulcia, es quién publicó la receta en su blog y me metió el brioche por los ojos cuando vi las fotos... Fue amor a primera vista y desde luego, el amor va a durar y bastante.

Cuando en otras ocasiones he preparado recetas de Isabel, siempre he tenido ante mí, bocados suculentos y sabrosos, delicados y muy buenos. Por eso, sé que sus recetas son un éxito y cuando veo una que me llama, no dudo en prepararla. Eso si, a este ritmo, tendré que ir a la playa con un bañador de señora mayor... ¡Es difícil resistirse a las delicias que prepara!


Brioche de mascarpone
Ingredientes:
520g de harina de fuerza
Un huevo
120g de leche templada
20g de levadura fresca 
250g de mascarpone
80g de azúcar glas
Una pizca de sal

Elaboración:
Mezclar el mascarpone con el azúcar, el huevo y la leche.
Añadir la harina, la sal y la levadura desmenuzada. Amasar hasta conseguir una masa suave que no se pegue a las manos. Reservar hasta que doble su volumen.
Amasar ligeramente para desgasificar y preparar para el segundo reposo. Podemos dar forma de pequeñas bolitas y colocarlas en un molde forrado con papel de horno en la base y con el aro engrasado con mantequilla. Otra opción es hacer una trenza, o incluso dejar la pieza redonda y ya está. Lo que más nos guste.
Dejar reposar hasta que vuelva a doblar su volumen.
Pintar con huevo y hornear unos 40 minutos. Si vemos que se dora demasiado, colocamos un papel de aluminio por encima y listo.

Ideas y sugerencias:
· Si utilizas levadura seca de panadero en vez de fresca, debes usar una tercera parte. En este caso serían unos 7 gramos, aproximadamente. Los diluiremos en la leche y en vez de mezclarla con el queso, el huevo y el azúcar, la incorporaremos al mismo tiempo que la harina.
· Para dejar que la masa repose, hay que dejarla en un lugar libre de corrientes y en el que no haga demasiado frío. Además, debemos taparla con un paño o film transparente para que no haga corteza.
· Si hacemos bolitas, es más fácil controlar las raciones y no comérnoslo todo de una sentada, cosa muy fácil, teniendo en cuenta que está delicioso.
· Hay que comerlo en poco tiempo, ya que es casero y al no llevar conservantes y colorantes, se pone duro.

0 comentarios:

Gracias por dejar aquí tu miguita. Los blogs se nutren de los comentarios.