Viana

19:55 La última miga 0 Comments


Cuando llamas a un sitio semana tras semana para intentar reservar y no lo consigues, piensas dos cosas: o el local es diminuto, o la comida está tan buena que la gente reserva con meses de antelación.

En el Viana, casi casi se cumplen las dos. El local es chiquitín y los fines de semana se pone hasta arriba, y además, la comida está deliciosa. Si a eso le unimos, que está en pleno centro, en una de las calles que llevan a la Plaza Real, más difícil todavía.


Nuestra aventura empezó en el Cera 23, al que hemos ido mucho y nos encanta. Conseguir mesa en el Arume o el Viana ha sido otro cantar. El Arume lo tenemos pendiente, y el Viana, ya lo hemos probado y nos ha gustado muchísimo.


Carta corta, productos de calidad, buen servicio, coctelería y música molona para animarte la cena sin molestarte.

Probamos un primero, un segundo y un postre cada uno, y salimos rodando.

Lo mejor de la carta, el carpaccio de presa ibérica con láminas de provolone, que estaba espectacular. Voy a intentar hacer mi versión a ver qué tal me sale.

El pulpo en tempura con espuma de patata y algas fue muy curioso, ya que el contraste de la espuma con el pulpo meloso por dentro y crujiente por fuera, no deja indiferente.

De segundo, comimos cochinillo y meloso de ternera. Me tocó pensar bastante, ya que muchos de los platos llevan miel, y me ofrecieron opciones sin miel, o directamente escoger platos que no la llevasen. Me decanté por un meloso de ternera que se deshacía en la boca.


La tarta de queso y el trío de chocolates fueron los postres. Muy buenos, y de tamaño considerable.
El trío eran brownie, helado y mousse en contrastes de temperatura y textura. Muy rico, aunque no apto para gente poco golosa.
El tarrito de tarta de queso fue un acierto: trozos de fruta, crumble, queso muy cremoso. Una delicia, vamos.


Es un sitio en el que reservar con tiempo, ya os digo que en fin de semana es muy complicado conseguir mesa de un día para otro. Haced cálculos y reservad quizá de una semana para otra, o dos.

El trato fue maravilloso. Muy atentos, amables y con saber hacer. Nos gustó mucho el detalle al traer la cuenta de preguntarnos qué nos habían parecido los platos, si estábamos contentos y lo habíamos pasado bien.

Viana
Carrer del Vidre, 7
Barcelona



0 comentarios:

Gracias por dejar aquí tu miguita. Los blogs se nutren de los comentarios.