Tarta de queso

21:03 La última miga 2 Comments


Hace mucho que no publico... No tengo perdón, lo sé. Pero ando liada con el trabajo y el curso de bizcochos de Aliter Dulcia y septiembre está siendo un mes más entretenido de lo que me pensaba.

Pero para celebrar que ha llegado el otoño, os traigo esta tarta de queso que quita el sentido.

Es cierto que este mes ha sido una auténtica locura. Aunque cada año suelo cambiar de centro, cosa que nos pasa a la mayoría de los interinos, este curso estoy en el mismo barrio y he querido preparar bien la llegada de los alumnos. Eso se resume en muchas horas de trabajo en el colegio y en casa.

A esto, le añadimos el curso de Aliter Dulcia y la vuelta a la rutina, y tenemos como resultado un mes frenético como este que se está acabando.

Aunque he cocinado bastante, no he tenido tiempo de publicar nada. El problema es que me voy pronto y llego tarde a casa y a esas horas, las fotos ya no salen como me gustaría.


Pero esto se va a acabar... Me he planificado las próximas recetas y voy a publicarlas con más frecuencia que hasta ahora. Habrá dulce y salado, claro está. Y tengo en mente enseñaros las recetas que suelo llevarme en el tupper al colegio, que seguro que a muchos os sirven en vuestro día a día.

Mientras llega todo esto, degustamos esta tarta de queso, que es una maravilla ella solita. No necesita muchos ingredientes, se prepara batiéndolos todos juntos y ya está. Incluso podemos prescindir de hacerle la base de galleta y va a estar de vicio absoluto.


Es una receta que preparo desde hace bastante tiempo y que he ido modificando a mi gusto, añadiéndole quesos más cremosos. ¿Manos a la tarta?

Tarta de queso

Ingredientes:
Medio tubo de galletas (Digestive, María o las que más nos gusten)
60g de mantequilla derretida
Una pizca de canela
Una cucharada de azúcar moreno
400g de queso fresco batido o quark
300g de leche condensada
200g de queso mascarpone, queso crema o similar
3 huevos

Elaboración:
Trituramos las galletas con un procesador o bien metiéndolas en una bolsa con zip y golpeándolas con un rodillo o botella o similar hasta conseguir polvo.
Derretimos la mantequilla y la mezclamos con las galletas, la canela y el azúcar moreno hasta hacer una pasta.
Forramos un molde desmontable y cubrimos la base con la mezcla de galletas haciendo presión para que no quede ningún agujerito sin llenar. Dejamos enfriar un poco en la nevera.
Colocamos los huevos, los quesos y la leche condensada en un bol y batimos todo junto hasta formar una mezcla homogénea. Podemos hacerlo con la batidora o a mano, ya que no requiere tanto esfuerzo.
Llenaremos el molde con la mezcla y lo llevaremos al horno a 180ºC unos 45 ó 50 minutos. La superficie se dora un poco por arriba y la mezcla al pinchar con un cuchillo se nota más sólida. Dejamos enfriar por completo en el horno y servimos con mermelada, nutella o como más nos guste.

Ideas y sugerencias:
· La receta original es de Isasaweis y ella solo utiliza queso fresco, leche condensada y huevos. A mí, me gustan las cheesecake más densas y por eso he añadido un queso más pesado.
· La cobertura puede ser de mermelada casera, pralinés, caramelo salado, nutella... Lo que se os ocurra.
· Podemos refrigerar la tarta, pero sacarla algo antes de servirla para que coja su punto más cremoso.
· En esta receta, he utilizado un molde de 18 cm, pero puede hacerse en otros más grandes teniendo en cuenta que reduciremos el tiempo de horneado a uno 35 minutos aproximadamente.
· Si vemos que se dora mucho, podemos ponerle papel de aluminio por encima hasta acabar de hornear.
· Se conserva bastante bien un par de días en la nevera.

2 comentarios:

  1. La boca agua se me ha hecho solo con leer el título de la receta, no te digo más!! Me encantan las tartas de queso, es mi postre favorito con diferencia. Y esta que has hecho tiene una pintaaaa!!! Me llevo un trozo! ;) Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Alicia! La verdad, que las tartas de queso son toda una tentación!

      Eliminar

Gracias por dejar aquí tu miguita. Los blogs se nutren de los comentarios.