La Mundana

15:35 La última miga 0 Comments

Con el aspecto de un bar molón y pequeño, sirviendo vermuts y unos platos de aúpa, encontramos la Mundana. No os confundáis, no es un bar más, es un lugar al que ir a ponerse las botas y disfrutar mucho.
Cuando leí allá por enero que el dueño de Santa Burg había abierto en la misma calle Vallespir una vermutería, supe que teníamos que a ir a probar. 

Un par de semanas después y casi semanalmente, leía verdaderas maravillas sobre ellos en blogs y páginas de gastronomía. Así que,  primeros de abril, reservé para ir a cenar el día de Sant Jordi que coincidía con nuestro sexto aniversario. Y la verdad que no pudimos elegir un lugar mejor.

Probamos diferentes platos y la verdad, todos nos gustaron mucho. Siempre hay una vuelta de tuerca que los hace especiales y diferentes. Las croquetas de rostit, muy buenas, aunque personalmente, me gustan mucho más las de jamón. 

Las bravas, en la versión lingote, están buenísimas. Crujientes por fuera y melosonas por dentro nos encantaron. Bravo por las bravas que son un pecado mortal.

El huevo sorpresa, dado mi amor por los torreznitos y la mezcla de huevo y patata fue uno de los triunfadores. 


También probamos un filete de foie a la plancha que nos duró un suspiro y un pincho moruno de cerdo que nos sorprendió gratamente.


El carpaccio de gambas estaba exquisito. Gruesito, mantecoso y con un sabor delicado. Junto al huevo y las bravas, lo que más me gustó. 


Los postres geniales. La tarta de queso suave, esponjosa, con una textura muy especial y riquísima. La ópera a la altura de una pastelería de las buenas con bizcochos bien calados y cremas de sabor intenso.


Unos 30 euros por cabeza comiendo más que bien y saliendo saciados. Román es todo un tragón y salió más que satisfecho con las cantidades. 

Tienen en cuenta las alergias, como la mía a la miel y recomiendan buenos platos. No es de esos locales que te recomiendan lo más caro y se quedan tan anchos. Eso también nos gustó mucho.

Volveremos a vermutear un domingo y a probar los buns de rabo de toro, que al final, con tanto plato bueno, se nos quedaron en el tintero. Eso si, reservaremos para no quedarnos sin sitio, que el local es pequeño y somos muchos los que queremos ir a disfrutar.


La Mundana de Sants
Calle Vallespir, 93 
Cerrado los lunes


0 comentarios:

Gracias por dejar aquí tu miguita. Los blogs se nutren de los comentarios.